Los Autores

Los hermanos León y Castillo forman parte indiscutible de la historia insular en unos tiempos en que se fraguaba el futuro administrativo del Archipiélago Canario. Juan, más que como político, es recordado como el ingeniero jefe de Obras Públicas, diseñador y ejecutor de grandes y novedosos proyectos: el Puerto del Refugio y de La Luz; el Lazareto de Gando; las diversas vías que comunicaban a la capital con Telde, Agüimes, Arucas, Teror, etc. Y Fernando, por ser el difusor de las ideas liberales y el gran valedor de Gran Canaria, la isla que le eligió Diputado y que le vio representar las más altas dignidades en la política nacional e internacional, bien como Senador Vitalicio, Gobernador Civil de Granada y Valencia, Ministro de Ultramar, Vicepresidente del Congreso de los Diputados y Embajador de España en París durante tres décadas.