La Casa-Museo León y Castillo organiza tres rutas gratuitas para conocer el patrimonio histórico y artístico de Telde

02 ago 2016

La Casa-Museo León y Castillo de Telde (Calle León y Castillo, 43-45) organiza este mes tres recorridos guiados y gratuitos que se adentran en el patrimonio etnográfico, histórico, artístico y literario del municipio teldense. Este jueves, día cuatro de agosto, a las 19.00 horas, se visitará el interior de la Iglesia Conventual de San Francisco. El segundo jueves de agosto, día once, a partir de las 18.00 horas, será el turno del barrio de Los Llanos de San Gregorio. Por último, el dieciocho de agosto, desde las 19.00 horas, se hará una ruta por las construcciones militares costeras de la II Guerra Mundial erigidas entre Taliarte y Playa del Hombre.                            

Las personas interesadas en participar en estas visitas deben inscribirse previamente llamando al teléfono 928691377 o escribiendo al correo electrónico leonycastillo@grancanaria.com. Las tres rutas serán comentadas por  el director de la Casa-León y Castillo, Antonio González Padrón, a su vez cronista oficial de Telde. Estas actividades se integran dentro del papel de este centro dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria como difusor de la cultura y la historia de la ciudad y el municipio de Telde.

La organización de estos recorridos ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Telde y el Obispado de Canarias. También colaboran las empresas Molino del Fuego, fabricante de gofio, y la Churrería Melián, donde culmina la visita al barrio de Los Llanos de San Gregorio.

La ruta prevista para el cuatro de agosto desvelará múltiples aspectos de la Iglesia Conventual de San Francisco, conocida también como Santa María La Antigua. El punto de encuentro se ha fijado a las 19.00 horas en la portada principal de dicho templo. Esta construcción religiosa se levantó en torno al año 1500 en el barrio de San Francisco de Telde, antiguamente llamado el Altozano.

Los Franciscanos en Telde habían insistido al Común de la ciudad desde finales del siglo XV hasta poder comenzar la construcción del convento. El primero de mayo de 1610, Fray Juan Felipe, Guardián del Convento de San Francisco del Barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria, celebró la primera misa en la  ermita primigenia. A pocos metros empezó a edificarse el nuevo Cenobio Franciscano, que contaría con iglesia propia de dos naves. 

El eje central del recorrido es el interior del templo conventual, que se encuentra cerrado al público en general, abriendo solamente dos horas los miércoles o jueves para las reuniones y la eucarístia de la Orden Tercera Franciscana. En su interior destacan las labores de carpintería reflejadas en puertas, ventanas, retablos y artesonados, así como sus arcos, columnas y el pavimento de cantería gris. 

Otro de los grandes atractivos para los visitantes son las pinturas al fresco sobrepuestas a las canterías que conforman algunos de sus retablos, además de  las pinturas que decoran la puerta de la Sacristía y que hablan de las corrientes artísticas de notoria influencia hispano-americana. “Las lápidas sepulcrales, blasonadas las unas y sólo rotuladas las otras, llenan de enigmáticas preguntas  la razón de quien las observa”, subraya González Padrón como adelanto.

 

El serpenteante y mercantil barrio de Los Llanos

La salida para el recorrido por el barrio de Los Llanos tendrá lugar a las 18.00 horas del 11 de agosto desde la Plaza de San Gregorio Taumaturgo de Telde. Se trata del distrito más populoso y mercantil de todo el municipio. La plaza es un gran espacio abierto a la sombra de sus cuatro grandes laureles que sirvió hasta 1954 como emplazamiento para el mercado dominical.

De la citada plaza parten numerosas calles donde desembocan a su vez medio centenar de angostos callejones, formando un entramado serpenteante de rúas que hacen del barrio un ejemplo claro de la improvisación urbanística. Se visitará la Iglesia Parroquial, obra neoclásica del arquitecto y sacerdote Diego Nicolás Eduardo, autor entre otras de parte de la Catedral de Santa Ana y de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Gáldar.

Una de las paradas tendrá lugar ante la fachada de la imprenta, librería, estudio fotográfico y droguería de  Francisco Izquierdo Pozuelo, primer establecimiento de su especialidad abierto en Telde.  Después se transitará por el callejón donde se encuentra la casa natal del célebre Miguel Calderín Liria, quien con el sobrenombre de Kimbo ganó el título nacional de Peso Pluma en boxeo.

De ahí se partirá al molino de gofio conocido como Molino de Fuego, primero  de la comarca teldense que utiliza el gasoil como combustible para su fuerza motriz. A continuación se llegará al antiguo parque León y Joven, actualmente Franchy Roca y conocido desde la Conquista por Plaza de Arauz. La senda concluye en la popular Churrería Melián de la calle Lagunetas. A lo largo del recorrido se darán explicaciones de alto contenido etnográfico, histórico-artístico y literario, con especial repaso a la arquitectura civil del siglo XIX y XX en Canarias.

 

La huella de la II Guerra Mundial en Telde

Finalmente, el jueves 18 de agosto, con salida a las 19.00 horas desde la explanada de los botes del muelle pesquero-deportivo de Taliarte, comenzará el recorrido que discurrirá por el litoral de Melenara, Taliarte y La Garita. Los participantes podrán observar los restos de diversas defensas militares, al mismo tiempo que echar la vista atrás sobre nuestro pasado más inmediato y enjuiciar el papel de la Isla y del Archipiélago en las acciones bélicas del Atlántico medio durante la II Guerra Mundial (1939-1945).

Antonio María González Padrón precisa que “La Restinga, Bocabarranco del Real de Telde, los Papeles, la Estrella, San Borondón, la Garita, Hoya del Pozo, que no Hoya Pozuelo, Playa del Hombre, el Castellano, las Cuevas-Taliarte, Melenara, las Clavellinas, las Salinetas, el Huyero, Bocabarranco de Silva, Agua Dulce, Tufia, Ojos de Garza y también Gando, forman este litoral tan íntimamente ligado a la historia municipal como a la insular”. 

“En otros tiempos, cuando la paz peligraba, y sobre Europa se cernía la garra de la destrucción y el genocidio, las autoridades militares, previendo una hipotética invasión de la Isla por los aliados, construyeron una serie de edificios, tipo búnker y otras tantas dependencias para uso exclusivo de la artillería del ejército de tierra. Así entre nidos de ametralladoras, aljibes, habitáculos subterráneos, y otras tantas dependencias, fueron jalonando toda la Costa Este de la Gran Canaria”, ilustra el director de la Casa-Museo León y Castillo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
El Búnker de telemetría de la batería de Melenara
Foto
Interior de la iglesia de San Francisco de Telde.
Foto
Plaza de San Gregorio de Telde.