EL CABILDO DE GRAN CANARIA RESTAURA EL EMBLEMÁTICO MOLINO DE CAZORLA, EN FATAGA

23 oct 2012

A través de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural, que dirige Larry Álvarez, el Cabildo de Gran Canaria inicia estos días los trabajos de restauración del Molino de Cazorla, en San Bartolomé de Tirajana, cuyo acueducto presenta grietas que amenazan la estabilidad de sus pilastras.

La Corporación que preside José Miguel Bravo de Laguna ha adjudicado el proyecto, que costará 45.516,00 euros y correrá a cargo de la arquitecta Guacimara Delgado, a la empresa Rodríguez Luján.

“Con el paso del tiempo, han ido apareciendo grietas y fisuras en los pilares de piedra que soportan el acueducto, y que, de no intervenir, afectarían a su estabilidad, por lo que desde el Cabildo hemos aprobado por la vía de urgencia una actuación que creemos indispensable para evitar  el desplome y la consecuente pérdida de este emblemático bien”, según Larry Álvarez.

Icono de Gran Canaria.

Sus características constructivas han convertido al Molino de Cazorla en un icono del paisaje cultural grancanario, siendo objeto de las fotografías y el interés de los miles de visitantes que cada año pasan por la carretera que va del Sur hacia el Centro de la Isla, por Fataga y Tunte.

Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y situado junto al pueblo de Fataga, el molino fue construido en 1880 por Sebastián Cazorla Jiménez conforme a los cánones de la arquitectura rural tradicional.

Esta joya del patrimonio etnográfico grancanario –dedicada en su día a moler el grano para la obtención del gofio, gracias a la fuerza del agua procedente de la Heredad de la Fataga- tiene entre sus características más destacadas un acueducto de carga, cuyos pilares de piedra, levantados sobre una ladera de marcado desnivel, soportan una acequia de mortero de cal montada sobre vigas de madera.  La estabilidad de esta estructura quedará ahora garantizada con la actuación llevada a cabo por el Cabildo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto